Una historia de tres ciudades

Desde puentes que conectan comunidades y altos capiteles que inspiraron el culto a castillos medievales que defendieron ciudades, Europa se ha forjado con una historia única que ha moldeado la creación de sus capitales.

 

Desde las torres de aguja de las iglesias góticas a los edificios de oficinas de la era soviética, Praga ofrece 800 años de estilo arquitectónico europeo en una sola ciudad.

Praga es como un libro de texto de arquitectura. Cada estilo está representado aquí. En pocos minutos puedes caminar desde los callejones estrechos de la Europa gótica del siglo XIV, a través de los arcos en colores pastel del Renacimiento del siglo XVI, hasta dar con la extravagancia del art nouveau del siglo XX. El río Moldava ha moldeado la ciudad, pero son los diversos estilos arquitectónicos lo que dan a Praga su agitación romántica.

Praga ofrece 800 años de estilo arquitectónico europeo en una sola ciudad

Esta agitación da energía al casco antiguo o Staré Město, combinando altísimas torres de aguja, torres decididamente románticas, calles empedradas serpenteantes, callejones sin salida y patios escondidos en un paisaje urbano inolvidable.

En el centro de la ciudad está la fotogénica Plaza de la Ciudad Vieja, vigilada por las torres góticas de la iglesia de Nuestra Señora de Tyn y el reloj astronómico en funcionamiento más antiguo del mundo. En el siglo XV los visitantes se maravillaban con los santos rotatorios del reloj; hoy en día, capturan una imagen con su teléfono móvil y se apresuran a conseguir una cerveza fría en uno de los coloridos bares cercanos.

 

Moldeada por el mar, financiada por la exploración y devastada por un terremoto – la historia de Lisboa es tan dramática como su arquitectura.

Con sus abundantes fortificaciones del Castillo de São Jorge, Lisboa es impresionante. El azul del río Tajo enmarca los rojos terracota y naranjas del sin fin de tejados de la ciudad. Puedes ver cómo los espacios teatrales dramáticos y los auditorios en zonas urbanas inesperadas han crecido orgánicamente para adaptarse al paisaje. Y la luz clara y aguda reflejada por el río y los edificios es excepcional.

La historia de Lisboa es tan dramática como su arquitectura

El río y la relación de Lisboa con el mar han inspirado, desde siempre, la arquitectura de la ciudad.

En tan solo nueve kilómetros de costa, puedes disfrutar de casi 500 años de historia, desde la Torre de Belém del siglo XVI en el oeste, hasta la arquitectura del siglo XX de la Expo de Portugal de 1998, al este, en el Parque das Nações.

Puede que Lisboa no tenga los monumentos de Roma, los parques de Londres o los bulevares de París. Pero al caminar desde el geométrico y ordenado barrio Baixo en el centro de la ciudad hasta los trazados medievales caóticos de la ciudad, descubrirás la singularidad de Lisboa, patios secretos y palacios ocultos.

 

Vilna es una pequeña ciudad, pero con una gran historia. Y esa historia es más más elocuente en el casco antiguo.

Para tratarse de una pequeña ciudad, Vilna tiene una gran influencia arquitectónica. Vilna se presentó al mundo como el centro político y cultural del Gran Ducado de Lituania de los siglos XIII a XVIII, y la ciudad de estilo gótico, renacentista y barroco más significante de Europa del Este, donde las culturas de Oriente y Occidente se encuentran.

Vilna es la belleza barroca del Báltico

Pasear por Vilna apenas lleva unas pocas horas, pero necesitarás más tiempo para leer la historia que está escrita en cada pared. Fíjate en la iglesia Bernadine, por ejemplo. A finales del siglo XX, el interior sagrado de la iglesia se convirtió en un almacén soviético, pero el poder de todas esas capas históricas ha permanecido inalterado.

Mirando desde el altillo recién reformado de la iglesia, la vista de las torres, agujas y cúpulas que salpican el horizonte del casco antiguo de Vilna y eclipsan sus calles tortuosas, estrechas y confusas, es más que especial. Es mágica. No es de extrañar que sea Patrimonio Mundial de la UNESCO.