Subcribe
image
Hidden Europe

Nicky Gardner es coeditora de hidden europe, una colección seleccionada de material impreso y en línea que explora las vidas y los paisajes europeos. Nicky vive en Berlín y le encanta pasear por zonas desconocidas de Europa. Es coautora, junto con Susanne Kries, del libro Europe en tren: la guía definitiva. 

Descubre cinco joyas inexploradas de la historia europea

Europa contiene un tesoro escondido de historia y cultura. Aquí repasamos lo que les espera a quienes se atrevan a recorrer estos caminos poco habituales y cinco de mis favoritos personales. 

1. Trieste y su interior, Italia y Eslovenia 

Si tuviera que elegir una escapada a mi ciudad favorita en Europa, optaría por  Trieste. La menos italiana de todas las ciudades italianas está ubicada en una estrecha franja de tierra llana en la cabecera del Adriático. Detrás de la ciudad, las colinas se elevan hasta una meseta de piedra caliza seca que se extiende más allá de la frontera con la cercana Eslovenia. 

Amo Trieste por lo que es hoy pero también por su notable historia. Durante décadas fue el principal puerto comercial del Imperio Habsburgo. Fue así como Trieste adquirió un estatus especial como puesto de avanzada en el Adriático del ingenio mercantil vienés, con una intensa actividad intelectual y cultural. Para escritores, artistas y poetas, Trieste era una extensión de los salones de la sociedad vienesa y era realmente una réplica de Viena junto al mar. 

En un día ideal en Trieste, simplemente voy recorriendo cafeterías, sentándome en las mismas mesas donde James Joyce e Italo Svevo alguna vez charlaron con amigos. También hay muchas librerías para disfrutar. Para excursiones fuera de la ciudad, tomo el ferry hasta Muggia y luego camino hasta la frontera con Eslovenia. O me subo al barco a lo largo de la costa hasta Sistiana y luego sigo el sendero ubicado en lo alto del acantilado hasta Duino, un paseo que inspiró mucho al poeta Rainer Maria Rilke. 

2. La región del Jura, Suiza y Francia 

Por supuesto, conoces los Alpes, pero ¿alguna vez has pensado visitar la región del Jura? Este gran arco de colinas ofrece paisajes verdes, gargantas magníficas y algunas de las mejores rutas de senderismo y pesca de Europa. Como muchas de las zonas más fascinantes de Europa, se encuentra a ambos lados de una frontera y cuenta con una gran historia. Tiendo a preferir el lado suizo del Jura simplemente porque las conexiones de transporte público son bastante mejores que en el Jura francés, pero toda estadía recomendable en Jura debería incluir excursiones a través de la frontera con Francia en tren, bicicleta o a pie.

El Jura esconde algunas sorpresas. En el siglo XVIII, la región del Jura se desarrolló como un importante centro de relojería europea. Para los campesinos de las colinas, la relojería era inicialmente una actividad de invierno que complementaba el trabajo agrícola de verano. Pero rápidamente descubrieron que podían ganar dinero con los relojes. Esto hizo que el Jura suizo se convirtiera en un activo centro de conciencia política, con los relojeros suizos que contribuían a los debates sobre el anarquismo y el socialismo europeo. No te pierdas el Museo Internacional de Relojería en La Chaux-de-Fonds. Los amantes del vino que exploren el Jura francés se llevarán una sorpresa: el vin jaune local, un vino de color amarillento pálido que tarda décadas en madurar. 

3. Zonas fronterizas de los Cárpatos, Polonia y Eslovaquia 

El área donde el extremo sureste de Polonia se extiende sobre la frontera del noreste de Eslovaquia es una de mis regiones favoritas de Europa central para dar un paseo por las colinas. Es un paisaje de gran valor cultural con preciosas iglesias de madera y pueblos que demuestran la belleza del bosque. En toda la región de los Cárpatos, la madera es más que un simple material de construcción. Representa valores y tradiciones que conectan a las comunidades con sus paisajes locales. 

El amplio y variado patrimonio cultural de la vida en los Cárpatos tiene sus raíces en una historia regional que refleja las tradiciones judías y cristianas. Muchas iglesias de madera son ortodoxas, otras son católicas romanas y otras son utilizadas por creyentes de la tradición greco-católica o uniata. He recorrido durante días esta región y en los senderos de la cumbre difícilmente te cruzas con otra persona. Pero si te diriges a los valles, ya sea en el lado polaco o eslovaco de las colinas, descubrirás pueblos con hoteles sencillos que ofrecen alojamiento adecuado y comida rica y saludable. Cuando vengan tiempos mejores, los viajeros más atrevidos tal vez quieran dirigirse al este, hacia los Cárpatos ucranianos. 

4. Alsacia, Francia 

¡Tan cerca del valle del Rin y, sin embargo, es otro mundo diferente! Si tuviera que nombrar mis zonas favoritas de Francia, me atrevería a sugerir Alsacia. Pero esto es Francia con una peculiaridad: encontrarás madera, textiles y un legado de minería de plata en la Cordillera de los Vosgos, con algunos de los mejores viñedos de Francia en la tierra al este de las colinas. Una serie de restaurantes famosos constituyen el núcleo de la ciudad, de una gran tradicion culinaria. 

Alsacia también aporta energía a la mente, ya que siempre ha sido una ciudad llena de ideas. Los debates sobre religión y democracia forman parte de su espíritu. Los Amish encontraron refugio en un valle remoto en la región montañosa de Alsacia antes de trasladarse al Nuevo Mundo. El pensamiento humanista, una fuerte tradición filantrópica y un temprano interés por la palabra impresa contribuyeron para dar forma a Alsacia. Cuatro siglos después, el primer periódico impreso del mundo se publicó en Estrasburgo en 1605 en Estrasburgo, que alberga el Parlamento Europeo, encabeza el papel de Alsacia en la afirmación del espíritu europeo de libertad y democracia. Estos son temas sobre los que reflexionar mientras degustas una copa de Riesling de Alsacia o Gewürztraminer al tiempo que exploras una zona que combina bellos paisajes con una fuerte tradición histórica. 

5. Bohemia y la tradición de aguas termales centroeuropea (Europa Central) 

El famoso triángulo de aguas termales de Bohemia es la mejor manifestación en Europa de una larga tradición de salud que ha dado forma a los patrones de viajes y turismo europeos durante siglos. Los tres centros claves son Františkovy Lázně, Mariánské Lázně y Karlovy Vary. Son muy diferentes entre si y, si tienes tiempo, te recomiendo visitarlos en el orden dispuesto anteriormente. 

Ya fuera en busca de salud, dinero o pareja, los europeos adinerados visitaban las aguas termales de Bohemia o sus equivalentes de otros lugares (como Baden-Baden). Amo estos pueblos. Son lugares diferentes, cada uno con su propio centro de atracción. En Bohemia, encontrarás indicios de la grandeza del pasado, cubiertos con un suave barniz de planificación central de estilo soviético y el filo del capitalismo moderno. Se trata de comunidades donde la historia y el presente nunca se reconcilian del todo, lugares donde la atmósfera parece un poco más densa que en otras partes de Europa. Cuando sea mayor, tengo pensado pasear de una agua termal a otra, tomándome el tiempo para sumergirme en la atmósfera de cada una. Más tarde, cuando me haya cansado de las ciudades con aguas termales de Bohemia, me iré a Trieste. 

Atrape las olas, el sol y la arena

Buscar la playa perfecta puede ser una tarea difícil sobre todo en un lugar desconocido. En Europa, sin embargo, las mejores playas tienen un símbolo distintivo, la Bandera Azul. Esta bandera significa un elevado estándar de calidad de agua, de seguridad y de respeto al medio ambiente. Por lo tanto, las playas con bandera azul son un lugar ideal para tomar el sol, nadar y divertirse. En el mundo, un total de 4.000 playas poseen esta bandera, un gran número de ellas forma parte del continente europeo.