Subcribe

La Vía Francígena es una de las rutas más emblemáticas de Europa. Antiguamente conocida como una ruta de peregrinos en la época medieval, la ruta que va desde Canterbury a Roma ahora sirve como una de las formas más singulares de viajar a través de Europa. Así que cálcese las botas de montaña y prepárese para explorar la historia de Europa paso a paso a través del famoso camino.

Día 1-5
Distancia: 360km / 225mi

De Canterbury a Reims

  • Su aventura por la Vía Francígena comienza en Canterbury, concretamente en la emblemática Catedral de Canterbury.

  • Haga una parada en la Casa Beaney de Arte y Conocimiento (Beaney House of Art and Knowledge) para visitar el alma de la cultura artística de Canterbury.

  • Ábrase paso hasta la costa para ver los históricos paisajes de los Acantilados Blancos de Dover.

  • Llegue a Calais, en Francia, y descubra la auténtica gastronomía francesa tras visitar la famosa torre de vigilancia Torre de Guet.

  • Viaje hasta Reims para aventurarse en la tradicional ruta de la Vía Francígena.

  • En Reims, descubra la historia religiosa que caracteriza a la ciudad en la Catedral de Reims y la Basílica de Saint-Remi.

  • Si tiene tiempo, asegúrese de pasar un día en París para disfrutar de una cena romántica antes de continuar su ruta.

Día 5-10
Distancia: 500km / 310mi

De Reims a Lausana

  • Después de Reims, viaje al sur a lo largo de la ruta de acceso al Parque Natural Nacional del Bosque de Oriente para hacer senderismo y ser testigo de la vida silvestre en Piney, Francia.

  • Visite uno de los muchos viñedos de la región, donde se encuentran las casas que acogen a las marcas de champagne más famosas.

  • Baje por la ruta hasta la ciudad de Châlons-en-Champagne, hogar de la Iglesia de Notre-Dame-en-Vaux y de la Basílica Notre-Dame de L’Epine, ambas consideradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

  • Mientras esté allí, vaya de paseo en barco por el Río Marne hasta el corazón de Châlons-en-Champagne.

  • En Besanzón, la ruta comienza a complicarse, pero se mantiene lo suficientemente sencilla como para seguir disfrutándola.

  • Camine a través del Macizo del Jura de Besanzón. Jura significa “bosque” en céltico, lo que quiere decir que verá exuberante vegetación durante todo el recorrido.

  • Llegue a Lausana, Suiza, para ver la bella arquitectura que se puede encontrar en su casco antiguo.

Día 10-18
Distancia: 1000km / 560mi

De Lausana a Roma

  • Tras una rápida estancia en Lausana, siga por la Vía Francígena hasta que llegue a Montreux.

  • Vaya a ver los murales medievales en el Castillo de Chillon.

  • Próxima parada: Pavía, Italia. Una vez allí, llene el depósito con algo de la gastronomía italiana como la pizza local, la lasaña o los ñoquis. Encontrará mucho donde escoger en Pavía.

  • En Lucca, experimente las mayores riquezas del lugar mientras camina por las muralla renacentista de la ciudad.

  • Después, es hora de ponerse en camino hacia Siena, hogar de la popular carrera de caballos bianual conocida como Palio de Siena. Viaje en julio o agosto para verlo usted mismo.

  •  Llegue a Roma, la última parada de la Vía Francígena.

  • Vea monumentos como el Coliseo, la Capilla Sixtina o la Fontana di Trevi.

  • Tenga una estancia cómoda en su última noche y descanse para el viaje de vuelta a casa.

Antes de que te vayas

  1. Lleve zapatos cómodos. Caminará mucho y lo último que necesita son ampollas.

  2. Haga un equipaje ligero. No quiere cargar mucho peso en la ruta.

  3. Entre los días de senderismo, utilice el tren. Es una de las formas más bonitas de viajar a través del paisaje rural europeo.

  4. Lea algo sobre algunas de las catedrales con antelación. Saber algo de ellas antes de la llegada mejora la experiencia.

  5. ¿Hostales u hoteles? Asegúrese de que tiene cada noche cerrada antes de empezar.

  6. Es un largo camino. Tal vez debería practicar haciendo algunas rutas de senderismo antes de comenzar ésta.