Aunque lo ideal sería conocer perfectamente el idioma nativo antes de viajar a un país extranjero, la realidad es que no siempre es así. Afortunadamente, no le resultará demasiado difícil comunicarse incluso en idiomas que no domine. Mucha gente en Europa habla inglés y no es raro que conozcan alguno de los idiomas de sus países vecinos, así por ejemplo algunos holandeses saben alemán o los portugueses pueden entender el español y viceversa. Incluso si tiene esa suerte, se recomienda por cortesía al menos presentarse en el idioma nativo y tratar de explicarse utilizando frases simples. Trate de memorizar tantas frases comunes como pueda, sobre todo aquellas que utilizará para entablar una conversación con una persona local, como por ejemplo pedir en un restaurante o registrarse a su llegada al hotel. Llegue a su destino con una lista de frases comunes lo más extensa posible. Puede comprarse una guía de vocabulario o descargarse una aplicación en su teléfono móvil, pero todo esto será más lento y complicado que aprender unas sencillas frases.

Puede empezar traduciendo estas sencillas frases al idioma local del país al que viajará:

Saludos (Buenos días, buenas tardes, buenas noches). Su traducción en:

  • Inglés: Good morning, good afternoon, good evening
  • Francés: Bonjour, bonsoir
  • Alemán: Guten Tag, Guten Abend

“Me llamo…”

  • Inglés: My name is…
  • Francés: Je m’appelle…
  • Alemán: Ich heisse…

“¿Donde está…?”

  • Inglés: Where is…?
  • Francés: Où est…?
  • Alemán: Wo ist…?

“Quisiera…”

  • Inglés: I would like…
  • Francés: Je voudrais…
  • Alemán: Ich möchte…

Despedidas (adiós, hasta luego)

  • Inglés: Good bye, see you later
  • Francés: Au revoir, à bientôt
  • Alemán: Auf Wiedersehen, bis bald

Es también una buena idea que viaje con su propia lista de frases en función de las actividades que tenga planeado realizar.